0

16 de Junio de 2009 CRÓNICA DEL BACHILLER XIMENEZ

Carlos Utrilla nos ha enviado esta crónica cervantina sobre el último Maratón de Madrid. No nos dice quién es el autor, y sin su autorización la vamos a reproducir, felicitándole por su prosa y buen humor. Si nos enteramos del nombre del escribidor, os lo haremos llegar.




DE LOS SABROSOS RAZONAMIENTOS QUE SE FIZIERON ENTRE EL BACHILLER XIMÉNEZ Y LAS PIERNAS QUE LE DIERON SUSTENTO EN TAN GRANDE OCASIÓN, QUE NO HAN DE VER OTRA IGUAL LOS TIEMPOS

Apenas había el rubicundo Apolo tendido las doradas hebras de sus luengos cabellos sobre la ancha faz de la espaziosa tierra, y apenas se habían cumplido las seis y media horas del gozoso día, arrojéme del lecho, pues siendo ya sobre el cuarto de hora lo que andaba dando vueltas en el catre, sin poder tornar al sueño ante la que se avezinaba, tomé la vertical con ese bálsamo que mezcla ilusión y santo temor.

Quien primero diose cuenta de qué bravas andanzas me aguardaban fue la letrina que tengo en casa (pues ésta es asaz moderna y amueblada, que evítame andar saliendo al corral de madrugada e de pasar muchos fríos e calamidades).

Sabed pues que el retrete llevóse la que yo pensaba primera amonestazión y que a la postre resultó ser la única. No sé si hazerlo culpa de los nervios, mas no obré de cuerpo como en otras ocasiones, tal vez trabajen ya en mí los años en dejarme estreñido.

La caja de los Crispis-Hacendado llevóse también buen tiento que no supo de dónde le viniese pues con tal grande rabia me tiré por ella. Completó el duelo un cacho de bizcocho que hallé hurgando en la alforja y un lebrillo de leche de vaca de Flandes, que ya no es de cabra porque no es ésta de vender en los mercados de hogaño.

La impedimenta había quedado lista y en vela la noche antes que, tras repasar una y mil vezes que nada faltaba: ingenio de chip, corchetes imperdibles, número de pecho. ungüento de vaselina, pergamino del culo, esparadrapo de los pechos... fueron una y otra vez las que me llegué para ver si todo estaba en su sitio, como la letanía que repiten las ánimas en pena. E ansí hallabame en la cozina por ver si zenar cuando al punto me acuziaba el menester de levantarme a ver si había guardado en la alforja dos ducados, por si oviera luego de bajar a casa en el metro... e mas tarde por verificar que la bolsa de basura de Maese Corricolari estaba en su sitio por si acaso los relentes apretaban a la mañana.

E ansí mediadas las siete e ocho ya estaba en perfecto aspecto de la orden de correría. Aguardé aún nueva citazión del Feñor Roca, que finalmente no llegó. E muy triste e muy solo -como Fonseca- me llegué a la Plaza del Amanezer e tiré para arriba. Algún borracho de última hora e aún algún carro de galeras con las ventanillas abiertas e músikamákina a todo gas eran mi única compañía.

Apenas quinientas varas más arriba me cazó Maese Shoogle, que pensaba que la cita era a las ocho y que se esforzaba en alcanzarnos a la docta cofradía que habíase quedado en uno. En lleguémonos juntos hasta la casa de Correos mientras fablamos del tiempo, de criaturas, de amores galantes, de balompié... de todo menos de maratón.

Y en éstas me azerqué a la puerta del Banco de España, donde había quedado con unos compañeros de mi pueblo que me iban a dar una equipazión del club local. Y resulta que allí se había citado lo más florido de las llanuras manchegas: los de Cuenca y Ciudad Real estaban también por allí. Una vez conseguida la equipazión y deseado lo mejor a los paisanos, corrí a enfundármela. Maravillóme el ver que eran sus colores el verde fosforito sabiendo que estos mesmos colores hazen que los que estamos de buen año no pasemos ciertamente por discretos. Según me miraba en los escaparates de los comerzios veíame en tranze de dar gran cante, pero güeno, bien está aquello que no acabe en ejecutarle a uno en la honra aunque lo fiziere en las trazas.

Y de allí vuelta a Correos, previo paso por los guardarropas. Y de camino a la salida en compañía de otros rostros sonrientes e de las bromas que bien hazen a estas ocasiones.

Vi bajar del cielo a los infanzones e asombróme primero tal maravilla, que se dijera cosa de encantadores, pero fue entonzes cuando supe que ya había llegado el anhelado (¿o no?) momento. Y ¡ea!, que te ves en la manta de salida y has de dejar de andar, te echas a correr sin darte cuenta de que son las primeras zancadas de las miles que te esperan después. Por fortuna en un Maratón sólo te das cuenta da qué desatino te has buscado cuando pesas de correr las cinco o seis leguas.

Era mi intenzión desde el comienzo el mantener el ritmo que aparezía nezesario para menguar las cuatro horas sin dejarme llevar a disgusto. Lo importante era no tener nunca sensazión de estar pasándome de lindes, sin por ello alejarme de los tiempos previstos. Y es que al final siempre me viene en pasar lo mismo, que es que cuando inevitablemente empiezo a perder tiempo desde que salgo del Coto de Caza (CdC) e diversión del Rey Nuestro Feñor, me lamento de no haber arrebatado a Crónos, y aun a Júpiter si a tiro se me pusiera, unos instantes más en la primera mitad.

En la calle de Almagro me tomé una primera barrita de cereales, que aunque más pareze el salvado que dan a comer a los cerdos en mi patria, agora se usa por darse fuerzas en desventuras tan singulares coma la que aquí se dize. Fuera porque las hambres me secaron la boca o porque en verdad que el salvado sólo es vianda para el mantel de los gorrinos, tuve que esperar a coger agua en Fuencarral para zampar bocado de marqueses.

La bajada por Fuencarral al son de Carros de Fuego, emocionante como siempre, y el pasillo humano de Sol, inenarrable. Héroes por un día.

¡Y qué cara se me hizo este año la subida de la calle Princesa! Al llegar a Casa Isidoro miré por si estaban por allí los licenciados Tortuga e Félix, como el año pasado. E pasando de ahí, los tramos de sufrimiento se alteraron con otros de no sentir nada.

En la Avenida de Valladolid mi amiga Silvia aguardó a enjugar mis desventuras dándome a comer un plátano, que agarré como hicieran los chimpancés que llevaba Maesa Pedro en su teatro e que luego me comí poco a poco. El señor de la manguera -Dios lo bendiga- estuvo en su sitio y nos hizo más soportable el desierto de la M30.

Por fortuna, cuando vas conociendo la distancia sabes que es posible llegar y que los kilómetros después del 33 pasan uno tras otro, lentos y sufridos, pero pasan. Son tantas las cosas que para entonces te duelen que no reparas en una u otra. El problema es por dónde dar salida al pensamiento, qué miserere repetir, a qué lozana moza o mancebo observar, qué escuchar, por qué no darse el contento de pararse en la cuesta del Viaducto.

La calle del Doctor Vallejo Nájera (pasillo verde) se fizo horrible e más aún la Ronda de Atocha. Pero peor fuera cuando al ir a entrar en meta hallabas al punto más y más arcos, sin saber en cuál de ellos te podías detener ya de una vez: uno de Mahou, otro de Adidas, uno más de Movistar y, al fin, el arco de la alfombrilla, el que te permite parar y tener la enorme alegría de haber llegado. Para más tarde queda pensar si el tiempo es bueno o malo, si el dolor oviera sido menos corriendo de otra forma.

Tras arrojarme al suelo mientras sorbía un zumo y mataba la gana con unos pocos alcagüeses (qué grande complexo de simio el de ayer), logré reptar hasta el estaribel de los fisioterapeutas, modernos barberos dados a componer huesos e reducir las carnes e donde dos amables mancebos flzieron cuanto pudieron para recuperar el tono del gemelo derecho, el de siempre. Las escenas que pude ver en la tienda de podología no fueron vistas ni en el sitio de Mastrique: vejigas sangrantes, llagas en came viva, uñas arrancadas...

Desde allí anduve como pude hasta la estatua ce Velázquez y estuve un rato esperando por si alguien se daba en ver. E tornando a casa trabé encuentro con José Antonio (más animado que el pasado año) e aluego a un Santiago jubiloso de pensar los plazeres orientales que no fueron ni dados al turco. ¡A cualquiera que se le cuente!

Como no podía ser de otro modo, cuando llegué a casa tuve que pacificar el Dos de Mayo. Dar las albóndigas a Miriam, sobornar a los mamelucos -para que tomaran el postre- con el dulze de golosina de chocolate NestIé de la faltriquera de llegada. Nada de siesta. Una magra ducha de ocasión y ¡hala!, zumbando a dar un paseo e a merendar con ellos en una posada. Mentras una volcaba su colacao y el otro se echaba por la pechera del jubón el chocolate que chorreaba el churro, yo me decía para mí: ¡¡e aún dizen que la cuesta del viaducto se les antoja dura!!


Nombre

alovera,1,artículo,8,Behobia-SS,1,Behovia,1,carrera,1,club maratón guadalajara,2,comida,1,comunicados,1,contacto,2,crónicas,15,destacado,3,entrevistas,2,fotos,1,francisco muñoz perez,1,gimnasio,1,Información,2,Maratón,10,Maratón Castellón,1,maratón donosti,1,maratón madrid,1,maratón valencia,5,media maratón guadalajara,2,noticias,1,picozo,1,pruebas,1,rutas,12,socios,3,tutoriales,1,ultrafondo,1,
ltr
item
Club Maratón Guadalajara: 16 de Junio de 2009 CRÓNICA DEL BACHILLER XIMENEZ
16 de Junio de 2009 CRÓNICA DEL BACHILLER XIMENEZ
http://1.bp.blogspot.com/_5a8L11O3iJI/SjI0TJdsOlI/AAAAAAAAApI/7d6pbDH2_pg/s200/ALA1.jpg
http://1.bp.blogspot.com/_5a8L11O3iJI/SjI0TJdsOlI/AAAAAAAAApI/7d6pbDH2_pg/s72-c/ALA1.jpg
Club Maratón Guadalajara
http://www.clubmaratonguadalajara.es/2009/06/13-de-junio-de-2009-cronica-del.html
http://www.clubmaratonguadalajara.es/
http://www.clubmaratonguadalajara.es/
http://www.clubmaratonguadalajara.es/2009/06/13-de-junio-de-2009-cronica-del.html
true
2185584108194122514
UTF-8
Todos los mensajes cargados No se ha encontrado ninguna entrada VER TODO Leer más Respuesta Cancelar respuesta Borrar Por Inicio PÁGINAS POSTS Ver todo RECOMENDADO PARA TI ETIQUETA ARCHIVo BUSCAR TODOS LOS POST No se ha encontrado ningún post partido con su solicitud Volver al Inicio domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado domingo lu ma mi ju vi sa Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb mar Abr Mayo Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dec justo ahora Hace 1 minuto $$1$$ minutes ago 1 hour ago $$1$$ hours ago Yesterday $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago Hace más de 5 semanas Seguidores Seguir Este material se PREMIUM Por favor, comparta para desbloquear Copia todo el codigo Seleccionar todo Código Todos los códigos se han copiado en el portapapeles No se puede copiar los códigos / textos, por favor, pulse [CTRL] + [C] (o CMD + C con Mac) para copiar